Extremoduro

28 04 2007

BIOGRAFIA

Extremoduro se formó en el verano de 1987, en Plasencia. Roberto Iniesta (el alma del grupo), recabó la ayuda de El Salo y de Luis von Fanta. Roberto (Robe) aprendió música escuchando a grupos como AC/DC y Leño. Su turbulento pasado como yonqui y las experiencias vividas le enseñan la jerga de la calle a la vez que le sirven para componer temas desgarradores y muy personales que hermanan el lenguaje callejero y la crítica social con imágenes poéticas y citas de Machado, Miguel Hernández, Pablo Neruda y otros poetas más underground, como Manolillo Chicato. La lucha por la supervivencia, el sexo y las drogas, retratados con tremenda crudeza, son sus temas más recurrentes. “Me revuelco por el suelo y me revienta la polla de pensar en ti; /me desangro y riego tu jardín”, canta en Prometeo. “Probaré la droga, una de cada, / pa encontrar la que más me degrada y abrazarme a ella hasta morir”, reza su Cabezabajo. “Hay cosas de las que nadie habla, pero que las tienes tan enfrente que, para mí, es imposible no tratarlas”, explica Robe. “Las drogas, por ejemplo, están ahí. No creo que sean malas ni buenas, depende de cómo las uses. No animo a nadie a tomarlas, ni hago apología de nada. Sólo intento hacer pensar, y defiendo la libertad de cada uno de hacer lo que quiera”.

Los ochenta agonizaban, y Robe, empeñado en dedicarse a la música, tuvo una idea genial. Fabricó unos vales de 1.000 pesetas, que vendía a la gente con la promesa de entregarles a cambio su futuro primer elepé. Consiguió 250.000 pesetas y con el beneficio obtenido graban una maqueta, cuyo mayor atractivo son las letras, algunas de ellas, absurdas rimas de borracho y otras, profundas reflexiones sociales mezcladas con declaraciones de principios.

Pasean su maqueta por todo el país y, finalmente, les llaman de un programa de la televisión catalana para grabar un par de canciones. Además, quedan terceros en la final del Trofeo Yamaha, lo que les vale para firmar un contrato con la discográfica Avispa, con la que editan su primer álbum comercial, conteniendo los mismos temas que la maqueta. Tras una gira que les lleva a recorrer toda España, deciden cambiar de discográfica y firman por Pasión. El primer fruto de esta unión aparece en 1991 y se titula “Somos unos animales”, donde una mayor calidad técnica de la grabación y de los estudios dejan ver a un Extremoduro más verdadero. Comienzan a denominar su música como “rock transgresivo”, en el que se mezclan bruscas subidas de tono con repentinos silencios.

Continúan las giras y conciertos, aunque algunos de ellos sean auténticos desastres debido, principalmente, a los efectos que las drogas producen en el estado de ánimo del cantante Robe.

Tras cambiar nuevamente de discográfica y pasarse a DRO, publican “Deltoya”, un disco homogéneo en la composición e impecable en la ejecución musical, ahondando en el estilo ya iniciado en el disco anterior.

En 1995, Roberto crea un grupo llamado “Pedrá”, con los que publica un solo disco con una sola canción, del mismo título. En 1996 aparece un nuevo álbum de Extremoduro, titulado “Águila”, no sin antes haber creado la canción principal para la película “El día de la bestia”.

 

 

 

extremoduro_grupo.jpg


Anuncios